Malos padres culiaos

Los detesto. ¿Cómo pueden pagarse los carretes? ¿Cómo no pueden sentir cierto peso por engendrar un ser humano?

Por Ángel Guzmán 

encontra

No me gustan los malos padres porque creo que representan un malestar para la sociedad. Más allá de la defensa del estereotipo feminista de moda por esta época de mostrarse por cualquier característica con tal de mostrarse, esto es un manifiesto contra aquellos jóvenes irresponsables que fueron incapaces de desenvolver algo de inteligencia para usar bien un condón, o sacarlo bien o comprar uno decente.

Los detesto porque, ¿de dónde sacan dinero para pagarse los carretes?, ¿cómo financian paseos a la playa?, ¿cómo viven sin trabajar?, ¿cómo pagan tatuajes en lugar de si quiera una leche o un pañal para un bebé que difícilmente les dirá papá?, ¿cómo no pueden sentir cierto peso por engendrar a un ser humano? Fácil, la sociedad instantánea fluye en todos los ámbitos, por qué no la paternidad.

Me decepciona cómo la justicia, o esa entidad copada de lenguajes complejos, deje pasar años antes de sancionar a estos padres que vaciaron sus espermios y, a los segundos, lo olvidaron, tal cual el sistema archiva las demandas, no los identifica, no los persigue, no los esposa y no los alimenta con la misma comida que un ladrón. En fin, la moral y el sentido de la humanidad no es algo muy enlazado al sistema de justicia en general.

Papito corazón papito corazón ya no sigas mintiendo, papito corazón papito corazón ¿quién te enseñó a meterlo? Lanzallamas para tu existencia. Me hastía que vivan la vida como si nada pasara, sin sentir ese otro pedazo de vida en sus corazones. Parezco un juez, pero tengo que llenar esta weá.

Siento que la vida sin resentimientos es un acto de hipocresía contra uno mismo y cuando veo a un padre ausente que recuerda a su hijo yéndolo a buscar al liceo y/o entregándole algo de dinero para que estudie algo en la universidad, como a todos nos obligan en cierta medida,  es un triunfo de mal. O será que existe realmente eso del perdón, no lo sé. Últimamente todo es un contrato, todo es negociable, por qué no ser papá, si hasta se puede ser padre sin siquiera espermiar a un ser como a algunos les enseñaron en clases de sexuales, que probablemente ellos no tuvieron o estaban pendientes de formar parte del estereotipo deportivo o popular por cualquier cosa ligada a lo plástico.

Pienso que sólo son un montón de superficiales guiados por la inmensa necesidad del sexo porque sí, tanto de parte de hombres y mujeres, porque no tienen nada que recordar después. Sólo tienen imágenes borrosas de algo impuro y triste. Pero qué le haremos, eso es lo que mueve hoy a muchos y muchas. Comenzaron con el despertar del reggaetón aumentando el busto de la treceañeras y de ahí proliferaron las tendencias ligados a lo sexual y el exhibicionismo. No soy un moralista, pero qué triste esa forma de ver crecer a las personas. Creo que ser un mal padre es consecuencia esa sociedad plástica e instantánea de la que gozan miles. Felicidades por ser papás. Paguen la pensión.

 

Ya, si no son tan malos

Pienso que las minas le ponen mucho color con el tema de las pensiones, deberían ser más flexibles. Uno también tiene otras preocupaciones en la vida. 

Por Ricardo Fuentes

afavor

A veces siento que esta sociedad está hundida con los ciegos derechos a la mujer, que no tenemos que disfrutar la vida, que no podemos poner la tula donde se nos cante y aún así ser felices. Apoyo a los hombres que no pagan pensión por una razón muy obvia : ¡hay que divertirse culeando!, ¿para qué te vas a preocupar por una cría que ni vay a querer? ¿Para qué vay a andar pagándole a un pendejo que ni tío te va a decir cuando sea grande? ¿Para qué preocuparse? Pienso que las minas le ponen mucho color con el tema de las pensiones, deberían ser mas flexibles, uno también tiene otras preocupaciones en la vida, y no necesariamente esas son de darle plata a un bebé que ni conocen.

Un amigo muy cercano que tuvo que declarar por lo menos 15 veces en Fiscalía por el atraso de la pensión, su respuesta siempre era la misma y  única: “No estoy ni hay con el cabro culiao”, y yo fui el único que lo apoyó luego de que la hueona de su ex y compañía lo putearan por deberle cerca de un palo.

Es que qué mierda tiene la sociedad en la cabeza, un hombre trabaja, es el que lleva la comida a la casa, se saca la cresta y más encima tiene la obligación de darle de comer a un hueón que jamás en su vida quiso. Qué penca eso, las minas también tienen manos, pies e incluso más inclusión social que un hombre, las dejan entrar gratis en las discos, ¿para qué? Para agarrarse a un hueón que le pague la pensión en nueve meses más.

Tienen descuentos en ropa interior más que los hombres, y uno tiene que andarse comprando flaño pa’ echarse en el amiguín ¿y ellas? Perfectamente podrían mover la raja que usan pa’ calentar, y buscar una pega que le ayude a mantener al cabro chico. ¿Por qué tan flojas para depender de un hueón? Si saben que ellos no están ni ahí con la weá de guagua, ni aunque le pusieran la guagua con tomatito lo van a inflar. Que la sociedad femenina abra los ojos, la mente y cierre las piernas, no pueden ser tan care rajas de andar pidiendo pensiones como las weonas, hay que ser un poco más respetuosas con la vida de los hombres irresponsables.

Como conclusión hay puros contras con dar pensión a los cabros chicos, de partida, no te reconocen como papá porque las weonas se les ocurre hablar mil demonios de voh mientras le dan el colao que lo compró con tu plata, plata que perfectamente pudiste comprar algo para ti o simplemente invitar a otra mina para dejarla preñá y arrancarte como buen ***** que eres.

Las minas se aprovechan, como si te hubieras culeado a la mamá y te piden que cada mes le subas un poquito más a la pensión, uno no sabe que la guagua en un mes ya necesitaba calzones nuevos, o condones, es raro eso ¿no? Me aburrí de escribir esta mierda, ¡¡quedó más que claro que no pagar la pensión es lo mejor!! Lo máximo, libertad plena, es como entrar en estado nirvana cuando la mina te dice “no te preocupes, yo me haré cargo de la cría solita”, pero desgraciadamente estamos en Chile, un país donde la mina por tener dos hoyos por donde meter nos meten el pico en el ojo a los machos pechos rosados.

Eso.

 

Las ilustraciones son gentileza de Váporeon. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.