Ya que la economía está ahí no más, Bush In Action se raja con buenos datos para sacar dinero de incautos.

RITOS ESPIRITUALES PARA MINAS

La mercantilización de lo espiritual es un tremendo hallazgo para quien busque fuentes de dinero a costa de la ingenuidad de la gente. Los productos para veganos ya son un canal de venta segura -el vegano no
va a volver a la carne, ya le contó a todos los amigos y le pesa la culpa de los animalitos muertos- y su precio se puede variar a la chucha todo lo que se quiera. Para ser vegano y comprar tofu, quinoa y cuanta hueá extraña existe hay que tener mucha plata. En todas las universidades no falta el hueón que vende hamburguesas de soya. La última moda es la de los ritos medios chamánicos exclusivamente para mujeres.

Basándose en el vago argumento que las minas pueden dar vida gracias a su capacidad natural de gestar, la supuesta particularidad espiritual femenina dio origen a hueás como los “mantras para el útero” (está en Youtube) para -textual- “limpiar las memorias antiguas de nuestro útero, tanto nuestras como de nuestras antepasadas, abriéndonos a las relaciones sexuales plenas, sanas y satisfactorias, con bases como el amor, el respeto y la consciencia de nuestro cuerpo como templo de las diosas que todas y cada una de nosotras somos” (¿?).

Basta darse una vueltecita por internet para hallar decenas de ritos para conectarse con el útero, descargar su poderosa fuerza y conectarse con la Madre Tierra y la Abuela Luna (¿La luna era la mamá?), sanando esas heridas y escuchando la voz de los ovarios. (Se pueden encontrar en jardinsagrado.blogspot.cl).

Todos estos maravillosos productos se pueden hallar en su centro de yoga más cercano. El yoga a luca o algún taller de mandalas es opción si usted, fémina, se quiere conectar con la luna, pero siempre se puede pagar para estar más cerca del útero y alejarse de todo este mundo contaminado con la sociedad falocéntrica y patriarcal. En www.ginecosofia.com, se puede comprar un pack calendario Serpiente Lunar 2017, más el póster lunario y ¡conchesumadre! cuatro protectores diarios ($23 argentinos). En la tiendita se puede encontrar productos con etiquetas como “Sexualidad sagrada”, por ejemplo. Hombres culiaos impuros, vergüenza debiera darles.

Batido-de-proteina-descanso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS GIMNASIOS

Si bien están por todas partes, no deja de ser un excelente nicho de negocio. El deporte existe desde siempre, pero los gimnasios urbanos desde que el hombre conoció la fotografía. Ahora mismo en Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat debe andar algún hueón preparando los hashtags para que todos vean lo tonificado y grueso que está su cuerpo gracias a la actividad física, una fotografía que seguramente ningún aspirante a atleta puede pasar por alto si quiere llegar a ese nivel de perfección.

Los fanáticos del gym, por cierto, son tan personas como uno y como tal, tratan de lograrlo con el mínimo esfuerzo posible. Para eso salieron las proteínas, aminoácidos y pastillas para acelerar el proceso y sacar esa foto irresistible que llenará su inicio de Facebook con mujeres deseosas de poseerlo (porque esa mentira que van al gym por un tema de salud es tan falso como que las minas se ponen silicona para sentirse seguras con ellas mismas).

La inseguridad física y la falta de talento -o la voluntad de buscarlo- generó esta nueva camada de fanáticos del deporte que no saben muy bien porqué lo son. Se inscriben por meses, toman batidos de mierda con sabor a chocolate y se abstraen de todos los placeres mundanos sólo para escuchar ese comentario agradable del otro sobre su aspecto físico. Mucho sacrificio para tan poca mierda, pero puta que vende. Poner un gimnasio o una tienda de “suplementos alimenticios” es una mano segura de plata.

la-teteria-3-960x720

CUALQUIER LUGAR QUE TERMINE EN «ÍA» ”

En algún momento los cuicos se sintieron culpables de serlo y empezaron a bajar de Plaza Italia (o de cualquier reducto udi de su ciudad) para ir a comer y hueviar donde carretean los hijos de sus nanas, léase Bellavista, La Piojera, etc. Lo encontraron súper pintoresco cachai, como súper rústico, y sabí que nosotros podríamos también hacer algo bien popular, bien tsileno.

De ahí los ricos la empezaron a cagar con sus ganas de buscar orígenes donde no los tienen. Si antes le ponían merkén a cualquier mierda para disfrazarlo de “étnico”, después crearon ese monstruo abajista de la cumbre “Guachaca” -guatsaca-, una enorme y carísima fiesta popular donde lo que menos entra es el pueblo. (De partida,
a siete lucas ni cagando). El bar The Clinic es otra de esas mierdas caras y picás a pueblo donde la chela más barata vale tres lucas.

La última transformación de esa siutiquería abajista fueron las “sangucherías”, lugares que utilizan la misma estética de banderitas chilenas copihues y anuncios con tipografía de letrero de micro para simular su permanente contacto con la clase media-baja. En las sangucherías, por cierto, ningún pan vale menos de cinco lucas. Ese concepto del sufijo “ía” fue agarrado rápidamente por otros hueones del barrio alto para crear sus propios y extraños conceptos, ya más lejos de lo ‘popular’. De ahí salió “la Tetería”, “la Bifería”, “la Sanguchería” y otros lugares turbios donde el new rich se siente lo suficientemente seguro para sacar el Iphone 7 y tomarse una selfie para etiquetarse en la tienda de moda. Hay otras variantes igual de locas como la “Boutique de carnes”, el colmo de lo siútico para nombrar a una simple carnicería donde -supongo- te van a hacer el asado a la casa, si no no tendría sentido
 darle tanto color a la hueá. En regiones como la nuestra está la mano para hacer tiendas así y sacar algo de plata del chorreo minero.

DÓNDE:


La Tetería, Jumbo Angamos y Mall Plaza Antofagasta.

La Sanguchería, Vitacura 5277, Vitacura.

Boutique de Carne Procarne, Vitacura 4224, Vitacura; Av. Cuatro Esquinas 1617, La Serena.

 

Sobre El Autor

Revista antofagastina dedicada a la venta de completos por 500 con delivery a dos lucas si es que es de Homero Ávila hacia el sur. Con la plata compramos pitos e imprimimos la revista en papel servilleta.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.