En un reportaje exclusivo y muy estúpido, BIA se introdujo en el mundo colombiano para conocer sus sabores, especialmente el de la papa rellena, con las cuales realizaron una competencia para determinar qué papa era la que avanzaba más lejos desde una pendiente.

Por Rabindranath Elgueda

Hace unos pocos años la llegada de ciudadanos colombianos a Antofagasta ha aumentado significativamente y, además de traer sus costumbres, música y tiendas de arreglos y carcasas de celulares, con ellos llegaron sus comidas típicas.

Y es que me atrevería a decir que no hay ningún antofagastino -o nortino- que aún no haya probado una papa rellena, uno de los “manjares” del país cafetero.

Lo bueno, es que las papas rellenas no son sólo para comerlas, sino también sirven para hacer competencias… Y justamente es eso lo que hicimos con el equipo de profesionales de Bush in Action (BIA).

El objetivo era simple: tener varias papas rellenas, lanzarlas desde una pendiente y ver cuál rodaba más lejos o, por lo menos, se demoraba más en desintegrarse.

EN SUS MARCAS. Costó un mundo elegir la ubicación exacta para la papa.

EN SUS MARCAS. Costó un mundo elegir la ubicación exacta para la papa.

COMPRA

Como este reportaje tenía que ser serio, ya que es pionero en el mundo respecto a analizar papas rellenas rodando por las calles, debíamos hacerlo completamente imparcial y es por eso que, junto al periodista Byron Saavedra, compramos papas rellenas en cuatro locales distintos de Antofagasta: Sabor Colombiano, Mora Mosquera Hinestroza, Gran Parada y Sabor Colombiano 2, quienes nos dijeron que no eran una sucursal del otro local del mismo nombre, según ellos.

“Hola, buenas tardes. Necesitamos que nos venda una papa rellena envuelta en la alusa por favor. Es para un proyecto periodístico el cual consiste en lanzarlas calle abajo”, le decíamos a los dependientes de los locales quienes quedaban con cara de “¿qué chucha estos chilenos? Papi, jugos, Cali…”.

Sin embargo, la dependiente de Sabor Colombiano 2 comentó -luego de comprender nuestro proyecto- que “esta papa es la mejor de Antofa, la más rica y más ‘dura’, así que creo que ganará”… Más adelante sabremos si estaba en lo cierto o muy equivocada en cuanto a la consistencia.

Otro aspecto importante es que las cuatro papas rellenas tenían el mismo contenido: puré en el exterior, ya que no son una “papa” propiamente tal, y adentro arroz, huevo y pollo.

Byron, al ser pobre, no se resistió a comprar una para comerla en el mismo local. Tenía hambre, dijo que en el Hogar de Cristo no le habían dado comida.

Con las cuatro papas en una bolsa nos dirigimos hasta las oficinas de BIA donde nuestro director, Laca Mita nos dijo “acá les tengo un juez imparcial, ya que paga el Netflix y Spotify”.

Ese juez fue Rinaldo Vidal, quien ya contaba con una rúbrica en mano para evaluar a la papa más veloz.

Además de esa pauta de evaluación, la fotógrafa, Pamela, confeccionó el mejor podio para las tres mejores papas. Un podio igualito al de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, una ciudad segura y donde no hay crímenes ni droga.

PREPARACIÓN

Byron ya no estaba con el equipo de BIA debido a que fue detenido por ser de “tez oscura”, así que otro colega de BIA, Estanislao Gonzáles, tomó su lugar. Rinaldo, Pamela, Estanislao y yo subimos hasta una de las pendientes del Parque Inglés -uno de los lugares UDI’s de Antofagasta- para realizar la competencia.

Estanislao A.K.A “El Humilde”, pegó cinta aislante blanca en la huella para definir la partida y llegada mientras Pamela tomaba fotos de la preparación de las papas y Vidal decía que “esto es una imbecilidad”.

Cuando estaba todo listo, el juez cerca de la línea de llegada para ver qué papa rellena cruzaba primero y Pamela tomando fotos de cuanta weá había, Estanislao y yo subimos hasta el punto de partida cargando a los “atletas”. La distancia entre la partida y llegada era de 30 metros, los que debían recorrer las cuatro papas rellenas… O por lo menos intentar hacerlo.

YA ESTAN LISTAS. Todas correrán, pero algunas están inevitablemente condenadas a terminar hechas mierda en el pavimento.

YA ESTAN LISTAS. Todas correrán, pero algunas están inevitablemente condenadas a terminar hechas mierda en el pavimento.

EN SUS MARCAS

La única intervención nuestra fue darle un pequeño impulso a las papas rellenas y cuando oímos a Rinaldo decir “uno, dos, ya”, Estanislao y yo empujamos las papas hacia abajo.

Este era el orden de izquierda a derecha: Gran Parada, Sabor Colombiano, Mara Mosquera y Sabor Colombiano 2.

Por lejos, este reportaje ha sido el mejor que he hecho en mi vida. Fue la zorra ver la partida de la carrera de papas rellenas y ser testigo de cómo Sabor Colombiano se desintegró a los 20 centímetros.

Mara Mosquera avanzó medio metro y Gran Parada unos 70 centímetros. Pero por lejos Sabor Colombiano 2, la “mejor papa de Antofa” que nos dijo la señora que la vendió fue la ganadora, avanzó casi cinco metros pero aun le faltaron 35 para cruzar la meta.

Por tal motivo, Vidal -en su calidad de juez- fue claro y declaró la competencia desierta. “Todas se desnudaron, convirtiendo la competencia en una orgía de pollo y arroz”, dijo el juez.

Y no estaba equivocado, el pequeño pasaje UDI del sector sur de la ciudad quedó lleno de arroz, pollo y restos de puré por toda la calle, dejando un olor rico para la hediondez. Eso sí, ligerito limpiamos.

Luego, recogimos los restos de papas y los pusimos en el podio que Pamela hizo.

Mientras sacaba las fotos de rigor, Rinaldo, Estanislao y yo nos cagábamos de la risa de sólo pensar la imbecilidad que hicimos.

Al irnos hacia las oficinas, pensábamos en cómo superar esa estupidez… Y ya tenemos la idea precisa, así que espera la próxima edición tonto culiao te amo.

DESTRUCCIÓN. Muchas papas perdieron cuando iban camino abajo. Foto: Pamela Castillo.

DESTRUCCIÓN. Muchas papas perdieron cuando iban camino abajo. Foto: Pamela Castillo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.