Un millón de personas la mira en Instagram todos los días. Ahí conversa, habla de su vida, se copetea y, también, hace videos sexuales que vende por privado. Así hizo su imperio forrado en billetes de veinte lucas que hoy la tienen de gira por todo Chile. De paso por Antofagasta, cientos de jóvenes fueron a tomarse una foto con ella, tal vez no como una heroína, pero sí como alguien que de alguna forma los representa. Ella misma dice que no le importa nada, y pide a sus seguidores que hagan que nada les importe.

Por Estanislao Gonzales. Fotos de Antón Salinas.

El video dura un minuto, no más que eso. Encuadre vertical del celular, iluminación con la linterna del mismo teléfono. Nayadeth N. (21), conocida como Nayafacil por el nombre de sus cuentas en redes sociales, mira a la cámara: “A lavar mis calzones”, dice, con un reggaeton de fondo, mientras sostiene un calzón sucio con sus propios fluidos vaginales al que luego le pasará la lengua. Una lamida y va cambiando a otro calzón. “Ay, este tiene regla”, se queja. Lo langüetea igual. “Este tiene mierda”, dice, y repite el languetazo, terminando con un “Y este está oxidado, jajaja”.

NAYADETH TOMANDO AGUA. Su llegada a Antofagasta movilizó a, por lo menos, doscientas personas que fueron a verla a una botillería.

Según el contador de visitas, ciento seis mil personas vieron a Nayafacil lamer su ropa interior sucia, el diez por ciento del total de seguidores que tiene en Instagram: 1.100.000 de cuentas que siguen su vida, sus videos, sus fotos, sus risas y cada cosa que sube en internet, número suficiente para calificar dentro de la categoría de influencer. Lo que sea que Nayafacil haga, de seguro tendrá la respuesta de miles de likes y comentarios de sus seguidores.
Son las 6.30 de la tarde y aunque es martes, cientos de esos seguidores antofagastinos de la influencer están esperando la que será su primera presentación en la ciudad. Por primera vez verán en persona a la chica que han visto reir, hablar, bailar o introducirse objetos por el ano. Lo más reciente fue una papa frita Lay’s que luego se comió. En videos anteriores se le puede ver metiéndose cepillos de dientes, marshmellows, aceite de oliva, billetes de diez y veinte lucas, una cuenta rut, un frugelé, un envase de maquillaje para pestañas y casi una botella de Lemon Stones, si no fuera porque no le cupo.
El punto de encuentro es el minimarket Agustín, una botillería del sector norte de Antofagasta. Deben haber unas ochenta personas, la mayoría con uniforme de colegio. Nayafacil está atrasada a la cita -era a las 6- y por eso sus fervientes admiradores buscan en redes sociales alguna explicación. Tal vez algo hizo y lo subió a su insta, quien sabe. Hay tanta gente acá, que las micros avanzan lento por la masa humana entrando a la calzada, sumando lo angosto de la calle. Los jóvenes miran el auto que pasa, preguntándose de donde se bajará la ídola de internet. Nadie se da cuenta del rápido movimiento cuando meten a una chica camuflada con gorro que entra velozmente a la botillería. Es ella.
Hay gritos de euforia. La superestrella ha entrado al pequeño minimarket de rejas negras. Una estampida de adolescentes se aprieta contra la botillería sacando su celular para subir cuanto antes la que podría ser la primera foto de Nayafacil en Antofagasta. “¡Nayaaaa!”, gritan mientras ella saluda. Unos cuantos -la mayoría mujeres, quizá el 80%- se abrazan y empiezan a cantar a coro la versión de “Callaita”, canción de Bad Bunny que Nayafacil adaptó para ella misma en sus redes sociales: “Si hay Naya hay hombre, si hay hombre hay pico, si hay pico hay semen, si es por plata mejor”

***
@KariinQuezada, 29 de agosto: “La naya fácil no hace otra cosa que preocuparme. ¿qué edad tiene? ¿cómo puede ser famosa por ello? Que le pasa a la gente, educate pequeña y pide ayuda quizás algún día te mejorí”

***

JUNTO A LOS SEGUIDORES. Aunque cuenta que siempre sale sola y que nunca le ha pasado nada, Nayafacil dice que “es parte de”.

Lo que significa Nayafacil para el mundo de internet va a depender de la red social en la que se busque. En Youtube le hacen los clásicos videos de “reacciones”, análisis psicológicos. En Google, noticias sobre su “rivalidad” con Vale Gut, otra exponente del género. En Xvideos se puede observar cómo le mean la cara. Los títulos de sus videos no son sugerentes. Son lo que son: “Nayafacil haciendo un mamón”, por ejemplo.
Twitter es la red donde hay más anticuerpos con ella. Cientos de personas parecen hacer fila para hacerla cagar desde sus teclados. Mujeres le escriben, que la dignidad del género, que cuántas carencias tendrá ella. Hombres que la encuentran repugnante. La palabra “asco” se repite al poner su nombre en el buscador.
Por cierto, en el minimarket Agustín no se ve nadie tuiteando y en ningún momento nadie la increpa ni le dice cómo debe comportarse o qué es lo que está bien. Naya se ríe cuando le preguntan sobre sus haters de internet. Dice que está acostumbrada.
-Los comentarios negativos a mí no me interesan para nada, porque es algo que sé que yo no soy, por eso no me interesa, no me afecta. Por eso yo le digo a los chicos, que si leen algo malo que lo pasen de largo, que no les afecte en nada.
Un tipo alto y fornido se pone en la entrada de la reja. Todos podrán sacarse fotos o videos con Nayafacil a cambio de comprar una lata de bebida Tula, de la que el dueño de la botillería es su representante en la región. Los cabros, billete de dos lucas en mano, van entrando de a dos o tres. La abrazan, sueltan chillidos de emoción, le piden mandar saludos a alianzas de su colegio, a tal amiga que carretea mucho o lo que sea. Con una sonrisa, la influencer acepta gustosa el mensaje que le pidan.

TARDE EN MINIMARKET AGUSTÍN.
Los admiradores esperaron durante horas para poder tener una foto o un saludo de la Nayafacil.

      Pasa una hora y media y la fila sigue, tanto que llega Carabineros. El policía se baja, pasa entre la multitud que guarda silencio y al minuto de estar dentro de la botillería, regresa y se va. Sebastián Astorga, administrador del local, pidió permiso en la municipalidad para este evento, así que está todo en regla. Al irse la patrulla los gritos vuelven. “Oye, erí muy mina”, le dicen. O “tai mejor que la Kim Kardashian”. “Por plata todo”, dice uno. Naya es fácil, pero no gratis, recuerda otro.

***
@csv_l, 16 de mayo: “Realmente la Nayafacil debe tener carencias, experiencias traumáticas muy grandes para llegar a este nivel de exposición, si me da asco y todo lo que quieran, pero en el fondo me da pena, algo muy fuerte debe haber detonado en su vida para que actúe de esa forma. #eso

***

No hay precisión en qué momento partió el “boom” de la Nayafacil. Su primera foto -si es que es esa- en Instagram se le ve totalmente diferente a la influencer actual. Es de 2017. Mira a la cámara con un pantalón rosa y algo de sobrepeso. Han pasado dos años. Entre medio, también ha pasado por una rinoplastía, una liposucción y varias fotos mostrando billetes de diez y veinte con textos como “todo esto con mi boquita”. Nayafacil vive de vender sus fotos de desnudos o videos con contenido sexual. Se le escribe al Whatsapp, se hace el depósito y ya.
-Me han pedido tantas cosas. No se puede decir acá, que hay niños, pero yo hago de todo.
-¿También vende videos no?- pregunta un chico con acento caribeño.
-Si, vendo, hago servicios, de todo- le responde Naya, antes de volver a saludar a la cámara de una adolescente que le pide un video. -Hola, soy la Nayafacil. Un saludo para la Milenka, linda preciosa, que estés muy bien. ¡Muac!
El dinero no para de llegar. Su cantidad de seguidores comenzó a transformarse en una herramienta de marketing para tiendas que le pasan ropa o joyas que después ella publicita en una de sus historias de Instagram. O la llaman de discotheques de todo Chile para que haga un evento. Un día está en Antofagasta, al otro en Temuco, después tiene que ir a Santiago y se viene Coyhaique. Y la plata no para, pero la soledad tampoco.

LOS COPS. Llegó tanta gente al minimarket que hasta Carabineros fue a ver qué era lo que pasaba.

-Fuera del cariño de los seguidores, no tengo gran familia ni nada. Soy sola.
En varias de sus historias Nayafacil ha contado que no hay nexo con su familia. Ella dice que siempre fue “muy libre” y que la tradición conservadora de sus papás le hizo romper los esquemas de la forma en que fue criada.
-Es que igual los padres quieren formarte a ti como ellos quieren, y no ven tu felicidad.
-¿Y cual es tu felicidad?
-Esto, mostrarle a la gente como yo soy y hacer lo que yo quiera. No estudiar. No trabajar. ¿Por qué tengo que hacerlo si todo el mundo lo hace? No, yo quiero cambiar este tipo de cosas.

***
@platilaura, 15 de mayo: “Que pena tu vida. Mil maneras de ganarse las lucas y elegir esta forma tan cerca?, Por ultimo que lo haga en la deep web si tanto le tira hacer esto. Neeext”

***

-Yo no pienso en el futuro- dice Naya, seria, pero sin cerrar totalmente la sonrisa. -Dicen ‘ay, esto es un tiempo y se te va a pasar’. ¡Es que a mi me da lo mismo! Estoy viviendo el ahora. ¿Qué pasa si me muero mañana? Me da lo mismo, de verdad. Yo lo vivo así.
Una vez varios de sus seguidores pensaron que se había muerto de verdad. En junio se perdió. No subió más historias ni fotos. Le escribían y no respondía. Alguien subió una foto de una mujer muerta en un sitio eriazo y hasta sitios de noticias reportaban la desaparición de la influyente instagramer chilena, con rumores de un suicidio. A los pocos días ella reaparece en una historia: “Me desconecté un par de días para encontrar el sentido de la vida, pensar y descubrí que vine al mundo para chupar el pico”, dijo. La foto de la mujer muerta, por cierto, era copiada de una noticia mexicana.

EN LA BOTILLERÍA. Nayafacil compartió unas cuatro horas con sus seguidores en Antofagasta.

-Muestro mi realidad como la de muchos, yo creo que soy real, que no aparento ser nada ni nadie, entonces yo creo que por eso el cariño de la gente- dice Naya, en la botillería. -Trato en mis redes sociales de decirle a toda la gente que sean como ellos son, que sean felices, que hagan lo que les haga feliz, que nunca tengan como un límite, siempre y cuando no dañen a nadie.
No solo hay sexo, reggaeton y días enteros tomando copete hasta caer en las historias de Nayafacil. A veces sus seguidores le mandan mensajes, piden consejos. Ella les responde en videos. “Si tú querí lograr algo en la vida, si podí, tu podí todo. Tú erí lo máximo, no me manden esos mensajes tristes. Agradezcamos, amaneció de nuevo y puta, agradezcamos. Podí escuchar, podí caminar, podí comer. No estamos diciendo que tengamos un banquete, pero tenemos lo básico, y es lindo, agradezcamos eso”.

INSTAGRAM. A Naya la siguen
1.100.000 personas, pero su cuenta
solo sigue a una persona: ella misma.

-Hay seguidores que han llegado llorando abrazándome, y diciéndome ‘Naya, por ti no me maté’. Eso fue lo que mas me marcó.
Nayafacil hace juntas para compartir con sus seguidores. Una vez salió nueve días de hueveo, y la gente que la conoce de internet le fue dando ropa, hogar, carrete. Sola. Al filo del peligro. A finales de agosto fue al Hospital de Puerto Aysén pensando que la habían violado. Subió todo el proceso a su instagram.
Se le ve afligida. Pide que le manden buenas energías. Es la primera vez que estoy así, dice. Hay fotos en sillas de ruedas, un video avanzando por un pasillo. Igual fue al Club Imperio de Puerto Aysén. “Tenía que ir a revisarme”, dice. La gente baila, vuelta loca. Ella le da copete en la boca a la gente. Después tiene un copete en la mano, lo languetea. Las siguientes diez historias son de ella cantando reggaeton. Al otro día se presenta en Coihayque, se sube a una van y dice que es para ella sola. Se ríe.
-Uno aparenta que está bien y todo, pero igual pucha, no está bien, porque estar sola tampoco es bueno, pero igual me llena que los seguidores me demuestren su cariño porque no he recibido mala onda cachai, de todas las juntas que he hecho nadie me ha tirado mala onda ni nada.
El dueño del local hace una seña para detener las fotos con los seguidores. La jornada ha terminado y al otro día Nayafacil volverá a Santiago después de una gira nacional convertida en una celebridad de internet. Aunque ella, al igual que en su vida, vuelve a repetir que no se siente influencer.
-Yo me siento tan igual como cada uno de ustedes- repite.

     Y, fuera del protocolo de la visita, dice que va a salir a tomarse fotos y que no sabe si alguien “se va a sacar algo” para seguir la noche hasta que tenga que tomar el avión de vuelta a la casa y volver a trabajar en lo suyo. Le han ofrecido pega en una radio, entrevistas, pero dice que no es su onda. En unos días más subirá un video a su Twitter, seguirá haciendo lucas y lo más probable es que alguien le escribirá diciéndole lo mal que está, que necesita ayuda psicológica o que le da pena verla introducirse objetos en el ano. Pero Nayafacil seguramente ni siquiera se va a dar la molestia de responderle. Como si le importara, de partida.

***
@Danniimoreno, 28 de julio: “Me molesta mucho ese pony moral en el que se sube mucha gente pa’ criticar a la Nayafacil wn, la mina la tiene harto más clara que varios”.

Una Respuesta

  1. JAKSJK eTe WN k lla Kgooxdxd

    JSAKJSakj la NayA Xddd WENa wEna jakjk mATerIAL cABroSIKI sIGUAN asi yO sE QUE USTE puede iaaa bensiudicione a lo kbroki jakjak ia ia bles HaigAN UN eSPesial DEL olA soi guerman y el RUviu porfa jkajka iO tnENIA Un CUItooo jaksj xdddddddddddddd

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.